Me levanto como cada mañana, a la misma hora, son las 9am, hora de levantarse. Hoy me toca tirada larga, voy al baño, me refresco la cara y veo que mi mirada esta apagada, no tiene brillo, no tiene llama… Recuerdo la noche que he pasado, no he dormido, me duelen las piernas y hay fantasmas a mi alrededor que quieren meterme en esa espiral de vacío. Fantasmas que me quieren ver derrumbado, fantasmas que quieren acabar conmigo, lo consiguen. Me derrumbo. Vuelvo a a la cama, enciendo la tv, la miro pero no la veo, la escucho pero no la oigo, fantasmas, fantasmas que giran en mi cabeza, fantasmas que no me dejan ser la persona que soy. ¿Donde están mis risas? ¿donde esta mi autoestima? luchando, intentando remar a contra corriente para no caer en esa espiral… 10:30am ¡PUM! ¡PUM! golpeo la mesa con todas mis fuerzas, hay algo en mi que dice ¡BASTA YA! joder tu no eres así, arrugo el morro, me sale la rabia, desayuno… me mentalizo, estoy jodido pero toca correr, no me apetece una mierda, pero tengo que hacerlo, hay una meta. Hay esperanza por cumplir mis sueños, soy yo, solamente yo el que tiene que hacer todo lo posible por alcanzar mis metas, mis logros. Y si no los consigo alcanzar saber que luche todo lo que puede por ellos. Que me vacíe por dentro en tratar de alcanzar mis metas. Me calzo las zapatillas, respiro hondo, cuando me quiero dar cuenta, estoy en Gamarra por el bidegorri, voy bien de pulsaciones dentro de los parámetros de mi entreno, pero no voy rápido, me persiguen mis fantasmas. 

 Imagen

 

Corro con rabia, lo noto, lo se. Me estoy cargando las piernas, los gemelos se me tensan, me doy cuenta que aprieto la mandíbula, me duele al desencajarla… así no Asier, así no… Me repito una y otra vez, relájate, respira hondo,…, ….., …., …., cierro los ojos, me dejo llevar. Sigo teniendo esa rabia, pero la consigo canalizar, como un caballo salvaje la primera vez que lo montan, lo empiezo a controlar. Eso es Asier, me digo otra vez, canaliza la rabia. Haz de la rabia un arma para derrotar esos fantasmas. Me acuerdo del tweet de anoche;

 

 “ Cuando me derrumbo miro al Ave Fenix a los ojos y me río de el. Se que yo también resurgiré” 

 Imagen

Ahora, igual estoy jodido por cosas, cosas insignificantes, en comparación con los problemas que tiene muchísima gente. NO ME PUEDO QUEJAR. (me repito varias veces)  no seria justo que me quejaría yo, tengo un amor platónico, una familia que me apoya en todo, unos amigos que no se como siguen quedando conmigo, y un trabajo que me llena, me llena pero me aparta mucho de lo que acabo de mencionar, de las cosas que quiero de verdad, las cosas que el dinero no puede comprar, pero NO ME PUEDO QUEJAR… Pienso en toda esta gente que tiene cáncer, sida,… toda esta gente que quiere vivir y vive a tope cada segundo de su vida, porque saben que su vida tiene una fecha de caducidad, ¿Me voy a quejar yo?, familias que pierden a seres queridos por culpa de hipotecas que les absorbe el sueldo y el alma, y ¿me voy a quejar yo?, padres que no tienen nada que llevarles a la boca a sus hijos y les dan bocatas mágicos de pan con pan y… ¿Me voy a quejar yo? voy a tener la jeta de quejarme de ¿verdad?. 

 Imagen

Tenemos que dejar de hacer el avestruz, dejar de mirar nuestros problemas y nuestro ombligo. Ante un problema analizarlo, mirar al rededor y decirnos, no tenemos derecho a quejarnos. Sonrío, por primera vez sonrío, no he sonreído hasta ahora en toda la mañana, me felicito, me he motivado, un segundo, solamente un segundo, pero ha valido la pena salir a correr, se alejan mis fantasmas. vuelvo a oír la música,  de repente analizo la canción y me río mas fuerte, carcajada absurda… escucho la letra de Bob Marley- Sun is shining (Funkstar Deluxe mix) y mi poco ingles me deja traducir un poco su mensaje. Consigo mirar a mi alrededor, el sol brilla, vislumbro Vitoria, ya estoy en el Alto Armentia, solo me quedan 6 km para terminar, quiero correr eternamente, me aleja de los problemas, me siento libre… 

Me vuelven los fantasmas, dejo que me atrapen, me da igual que me intenten meter en su espiral, durante una hora y media, me he reído de todos y cada uno de vosotros, estoy preparado para que me atormentéis un poco mas, pero quiero dejaros claro este mensaje. Yo, y solo yo decido cuando quiero que vengáis a atormentarme, por suerte el correr es mi salida, y yo decido cuando quiero que vengáis a visitarme, tengo yo el control, y espero seguir teniendolo. Una persona hace poco me dijo, “tienen que existir momentos malos sino no los diferenciaríamos de los buenos” Soy a día de hoy, invencible, vulnerable, pero invencible, tengo que pensar así, soy joven, si me caigo me levanto, me sacudo el polvo y vuelvo andar, la vida es una cuesta. Cuando corres ves una cuesta y no piensas en lo larga o inclinada que es, empiezas a acortar los pasitos, mas cadencia, miras un poco mas al suelo que al horizonte, pero paso a paso, llegas a la cumbre, la vida es igual.  Reconozco que se me cae la lagrima como todo el mundo, en el fondo soy muy llorón, no soy una maquina por mucho que intente día a día serlo, me afectan los problemas como a todos y cada uno de vosotros. La vida es muy puta, y nos la quiere poner todavía mas puta, ¿Entonces porque nos la queremos complicar también nosotros mas? Buscar dentro de vosotros en lo mas honda una motivación por la que luchar, por la que levantarse cada mañana,  hacer un corte de mangas a vuestros problemas y decirles estos 5 minutos de este día de mierda son para mi, soy yo el que decide como estar en estos 5 minutos, son 5 minutos de recargar pilas, de mirar adelante. LUCHAR. El correr como terapia. Sentado delante del ordenador, releo el post, vuelvo a ser ceniza, pero se que mañana seré Ave Fenix. Soy positivo por naturaleza esto lo agradezco profundamente, a mis padres o al que configura los niños cuando nacen…, se que soy positivo y se ver cuando vienen mal dadas el lado bueno de las cosas, eso es una ventaja enorme, lo se. Por eso quiero contagiar mi positivismo con todos los que lo están pasando mal de verdad. ¡Animo a todos! ¡Luchar por vuestras metas!