Quiero dedicar esta entrada a todas la personas con sobre peso. Y animaros ahora a empezar a cuidaros. Ahora, no mañana ni el lunes. ¡Ya! Os explicaré como empezó mi historia, quizá os pueda ayudar en algo.

Desde que nací era gordito. Era el nieto mas envidiado de todo el barrio, de todo el pueblo… era un pequeño gordito de cara redonda y papos enormes, al que todo el mundo le hacia gracia. Poco a poco en la adolescencia fui dando el llamado “estirón” y me afine mucho, no era para nada el gordo de la clase, era un chico que practicaba mucho deporte, jugaba al baloncesto, iba al monte todos los fines de semana…. Vamos lo que hace cualquiera adolescente, no parar ni un momento.

la foto

Pero un día, de repente, te presentas con 107 kilos, y una juventud robada. Dicho así suena un poco cruel, pero creerme que es como me siento ahora cuando lo veo desde otra perspectiva. Cuando estas gordo, crees que estas bien, que no tienes ningún problema, que tampoco es para tanto, son solo unos kilitos de mas…. y mil historias mas que nos inventamos para mirar a otro lado cuando nos miramos en le espejo…. Deciros que en mi caso siempre me he aceptado como soy y no he tenido nunca ningún trauma, porque el primero que se ríe de mi, soy yo. Yo se mis defectos, los asumo y me río de ellos. Pero he de decir que la perdida de confianza es grande. Al principio con los “kilitos” de mas no te preocupa mucho enseñar la barriga, pero cuando las lorzas son de un tamaño considerable…. estamos deseando que sea invierno, puesto que no tenemos frío, vamos tapados hasta el cuello y con los abrigos se “disimula” la silueta… pero ¿Cuando llega el verano? las camisetas talla XL te quedan ceñidas, ir a la piscina o playa se convierte un poco en “tortura” y siempre, después del baño te pones la camiseta para “no quemarte” .

Si te sientes identificado con lo que describo antes, estas en la primera fase. Asumir que no estas en tu mejor forma. ¿ y ahora que? pues, tenemos que empezar a hacer algo. Lo primero no hacer el ganso. JAMAS, (ojito con lo que digo) JAMAS!!!! juguéis con la comida. Hay que comer bien y de TODO. No hagáis caso a las dietas milagro. Haceros siempre esta pregunta. ¿Cuantos meses, años han transcurrido hasta que he llegado a “x” peso? algunos diréis, 6 meses, 2 años…. pues, hay tenéis una respuesta al tiempo que tenéis para perderlo. (salvo en casos extremos, de personas que están en peligro de muerte por exceso de peso) no hagáis las cosas que oigo de personas que dicen “me he quitado 10 kilos en un mes” y cosas de este tipo. Ir bajando de peso de forma natural, poco a poco. El ser humano, y mas el ser humano actual, no tiene paciencia, ni constancia, todo lo queremos para ayer. una bajada de peso normal es 2-4 kilos al mes….al principio cuando cambiéis los hábitos bajareis muy rápido de peso y subiréis muy rápido de autoestima.

Tercera fase. Ya estas perdiendo peso. Ahora te pregunto yo a ti. ¿ Como te sientes? ¿a que ahora tienes mas vitalidad? Perder peso es un subidon. La gente enseguida te dice que te ve delgado, tu confianza en ti mismo sube. Te sientes cómodo llevando camisetas, y aunque sigan sobrandote kilos, te has quitado una gran mascara de encima, ya no te escondes detrás de tu kilos de mas. Atarse las zapatillas ya no se traduce en un “jadeo”. te animas a subir unas escaleras, a dar un paseo, a no encerrarte en casa… Empiezas a vivir de nuevo, a recuperar el tiempo perdido, pero…. Esto solo lo ves cuando estas en la tercera fase. En la primera fase piensas que estas bien… Es mentira. En alguna ocasión pienso que la obesidad es una enfermedad del mundo moderno para saturarnos el cerebro de grasa y no dar problemas a los “mandamases” de los países, para tenernos aletargados, cebados a comidas saturadas en grasas y no dar guerra a nadie porque nos da pereza movernos. ¡¡¡Es una conspiración!!!! (Iker Jiménez, piensa en esto para algún programa de #Cuartomilenio. jajaja se me va…)

Volviendo al tema. Cuarta fase. Nunca se deja de ser gordo. Yo al menos ahora peso 76kg y tengo un 13/14% de grasa en mi cuerpo, pero…. sigo siendo gordo psicológicamente. Sinceramente me da igual el peso, pero si que miro atrás y pienso en todo el trabajo que hay detrás de este dato… los años que me esta costando esto. no quiero desmotivaros ni mucho menos. Solo quiero recordaros que si me ha costado dos años llegar aquí, no quiero tirar este trabajo a la basura. A día de hoy engordo y adelgazo pero me pongo unos márgenes estrictos, soy yo el que quiere y tiene que decir NO a la obesidad. Me ha quitado muchos años de vida. Yo pongo las reglas porque es mi cuerpo. No pone las normas la obesidad.

Pensarlo. De verdad. El cambio radicar que vais a experimentar es la mejor droga. Por cierto, deciros que yo me pego unas comilonas de “aupa” pero no como antes, no lo hago todos los días. Mi truco, para llevarlo mejor siempre a sido este, y este a sido mi lema. “se que me gusta esto mucho y quiero repetir, pero hoy no, tiengo toda la vida para seguir comiendolo” ¡Animo!