Estaba pensando…  Las 12 es la hora de comer en Ikea. Desde que tengo un hábito saludable, pienso mucho en la palabra “dieta”. Es una palabra horrible donde las haya. Cuando me preguntan como he adelgazado, siempre sale esa palabra. Deciros que no hago dieta. Simplemente he cambiado mis hábitos. Como sano y bien, y cada dia quiero hacerlo mejor. Esto no es una “dieta”  de 3 meses para quitarse los kilos de mas. Es una forma de vida. La semana pasada nos hicieron el control medico de empresa.

Observo a mis compañeros… no puedo evitar reír. Al que le han dado mal los analisis, se esta privando de sal, de pan, leche…  Y parecen una vaca, solo comen lechuga… Eso si, a la semana, nos olvidamos de la dieta, porque lo vemos como eso, dieta y no forma de vida. Me hace gracia, parece que hasta que no ves el asterisco en algún parámetro, no tomas medidas. Como si de un coche nos tratáramos,  se enciende la luz de mantenimiento y al día siguiente al taller.

Llegas al taller dices: “ponme aceite del bueno,  hay que cuidar el coche”  y buscas el mejor aceite de mercado para tu coche. Pero… Cuando vas al súper a comprar ¿Buscas lo mejor? ¿Miras las etiquetas? Parece que no nos importa gastarnos el dinero en mantener las cosas materiales y no nos damos cuenta que donde hay que gastarse dinero es en la alimentación. Yo no os quiero vender nada, solo quiero compartir con vosotros la felicidad que me supone mirar atras y ver todo lo que he cambiado. Ahora soy mas feliz.