No sé cómo empezar a trasmitir lo que siento ahora mismo, todo lo que leáis aquí no quiero que lo veáis como Asier Urbina, sino como vosotros mismos. Esto que cuento no es ficticio, es lo que he vivido estos últimos meses y  lo hemos vivido todos alguna vez en la vida. Retos que tenemos en mente, pequeños sueños o ideas que se tienen, y se llevan por dentro en forma de penitencia. En mi caso en Diciembre empecé a preparar lo que iba a ser el gran reto, Un maratón (42kilometros y 195 metros de la felicidad) y  medio Ironman (1.9km nado, 94km bici y 21km corriendo)

 

image

Hasta aquí, parece todo normal… Pero para mí no lo ha sido. Desvelé el reto del maratón y tuve el apoyo de muchísimas personas, todo mi entorno. Pero…. ¿Por que me callé lo del medio Ironman? MIEDO. Miedo al fracaso, sabía que era capaz de hacerlo, que iba a ser duro, pero no se lo dije a nadie. Fui donde un PROFESIONAL, Etor. Le conté que me pasaba, por lo que estaba pasando y las necesidades que tenía. JAMÀS dudo de mí. Me dijo manos a la obra. Entonces, salí de la consulta mosca. Si el que es PROFESIONAL, no duda de mí… ¿Por que dudan otras personas? Yo seguí entrenado, era enero y nunca se me olvidarán las críticas que recibía por salir con la bici con lluvia, con frío… Yo mientras solo tenía un objetivo, entrenar, entrenar  y entrenar… pasaron los meses, y fui divulgando mis “metas” a personas que me podían ayudar. Unai es un máquina de las bicicletas. Lo domina todo! y me ha contagiado un poco su forma de vivir este mundo que para mí era desconocido hasta ahora. Jamás había cogido una bicicleta de carretera. Igor me enseñó a tener el “codo arriba” en la natación, había nadado mucho antes pero sin técnica alguna, sigo siendo un zoquete enorme, pero me ayudo, al igual que Unai desinteresadamente. Uguzne me ajustó la dieta y me dio un “valor de medición” en mi cuerpo, 11-13% de grasa… cada día era un reto. Apareció Ainhoa, a la que le doy las gracias porque me ayudaste desde el primer día a estar bien, noches en vela sin poder dormir y mil WhatsApp llenaban mi cabeza de “si puedes”, sesiones de fisioterapia, consejos nutritivos…. gran parte de esto es tuyo.

image

Terminé mi primer maratón y con él una etapa. Había vuelto, me sentía  “Urbina” de nuevo. Ave Fénix. Estaba delgado, estructurado, confiaba en mí, desaparecieron todos los fantasmas. Correr me ha ayudado a ser lo que soy ahora. Pero que yo corriera un maratón era lo “fácil”, al final venia de esa disciplina para ojos de los demás. Solo llevo un año y pico corriendo…. Me encantaba correr pero no creáis que había corrido muchas carreras anteriormente, dos San Silvestres y tres medias maratones. Muchos me preguntan cuál es la carrera más dura que he hecho, nunca me cansaré de decir que fue aquella San Silvestre en la que me gano mi tío y estuve a punto de retirarme. Cuando no se está preparado se sufre física y emocionalmente. Correr es muy duro y mi admiración para aquellas personas que empiezan practicando cualquier deporte. Empezar como siempre digo es lo más duro. “Si empiezas tienes la mitad hecha, la otra mitad es terminar.” Me acuerdo que mi primer medio Maratón (1:38) fue el de Martin Fiz, en vitoria y 365 días después corrí mi primer maratón. Cada vez que lo recuerdo, se me asoman las lágrimas. Hacer un maratón es grande, muy grande, no he encontrado este sentimiento en el Medio Ironman. ( No quiero llamarlo “Half” que hablo castellano, cojones!) El maratón es mucho más duro, mucho, mucho más, no quiero saber que se siente al hacer un Ironman. En el triatlón, vas gastando cartuchos, “primera boya, segunda…. salimos de agua, venga bicicleta, primera vuelta, segunda, venga transición, correr…” el Maratón sin embargo es… Pum-Pum-Pum-Pum-Pum…. hasta llegar a la meta. 

 

image

 

Pero por el contrario, cuando se supo que iba a hacer el medio Ironman, no me sentí tan apoyado. Todo mi entorno me apoyo a muerte, me llamaron loco algunos, y la verdad es que si, lo estoy. Soy cocinero!! jajaj, pero, por el contrario algunas personas te intentan quitar la ilusión, llamándote “flipado”, “no sabes lo que dices”, “no has hecho nunca un triatlon”, esto es algo serio, ya está otro que se apunta a la moda… Si el triatlon está de moda, mejor! más gente lo practicará, y más gente sabrá lo duro que puede llegar a ser.  Hay algo que no me gusta de este deporte. Es la actitud que se tiene hacia el novato. No es una actitud generalizada, pero me ha quedado esa sensación de deporte “elitista” en el que solo lo pueden practicarlo “los elegidos”. Repito hay gente maravillosísima en este deporte y el deporte en si es la HOSTIA. Pero tengo esta sensación, no quiero faltar a nadie. Me daba la sensación que lo primero es reírse de uno y luego ayudarle. Una anécdota es cuando fui a colgar la bici en la T1 y no tenía ni puta idea de cómo se hacía. Pregunte al primero que encontré por ahí. “Perdone, ¿Me podría ayudar?, no sé si está bien colgada la bici y si este es mi lugar” jajajajaj ¿Estas de broma no? A buenas horas preguntas esto, esto hay que saberlo ya, o acaso es tu primer tri, porque si es tu primer tri… no sé si te habrás equivocado… Yo puse mi mejor sonrisa, y trague orgullo. Que podía hacer.

image

Antes de salir el día de la competición, paso un triatleta, y me salto “¿te has gastado todo el dinero en las ruedas? Porque vaya cabra llevas”…. Otra vez, tragar saliva y a pensar en hacer las cosas bien… Puede que estos comentarios sean una chorrada, y quizá en otra situación no me afectarían tanto, pero claro. Este es un mundo nuevo para mí, y quizá estaba más sensible.

 

Tras 5 meses de entrenamientos, ya habéis visto el resultado. ¡¡¡¡Claro que se puede hacer!!!! Solo hay que ponerse en manos de PROFESIONALES, y entrenar duro. No es fácil, o al menos en mi caso no lo ha sido. Levantarte a las 7,30am, nadar o correr, Entrar a currar a las 10, salir a las 16.00 con la bicicleta y volver a las 20.00 al tajo hasta las 23,30. Horas y horas de soledad, que te hacen fuerte, mil de pensamientos de no querer defraudar a los tuyos, y un pequeño resquemor a los pensamientos negativos de la gente que no quiere que termines, que parece que quiere que “pinches”. Mi madre es otra de las que ha sufrido, me decía un día si y otro también ¡para ya! ¡Descansa! Pero ahora esta tan feliz o más que yo, como mi familia, amigos… es indescriptible esta sensación.

 

image

 

¡He ganado! No hablo del tiempo en el que lo he hecho, el puesto, ni nada. He ganado en que he terminado, y creo que para ser el primer triatlón no está nada mal. Y esto no lo digo para loar mi imagen. He ganado a que no tengo pánico al agua, a que puedo andar en bici como los demás, y a correr sufriendo pero con una sonrisa en la cara. El domingo fue un día maravilloso. No puedo pedir más. Si me tengo que quedar con algo es con el apoyo que he recibido en cada esquina de Gasteiz había una persona dejándose la garganta chillando mi nombre. Habéis hecho que esto que era hace unos meses un sueño se convierta en una realidad. Me encantaría dar un abrazo a cada uno de los que me empujasteis en la carrera. Sois muchos y me jode no saber quiénes erais algunos, así que, pedirme vuestro abrazo. TODOS PODEMOS HACER REALIDAD NUESTROS SUEÑOS:

image